sábado, 11 de septiembre de 2010

Granulometría

En los comienzos de la investigación de las propiedades de los suelos se creyó que las propiedades mecánicas dependían directamente de la distribución de las partículas constituyentes según sus tamaños; por ello era preocupación especial de los ingenieros la búsqueda de métodos adecuados para obtener tal distribución. Con suficiente experiencia, es posible deducir las propiedades mecánicas de los suelos a partir de su distribución granulométrica o descripción por tamaños.

Solamente en suelos gruesos, cuya granulometría puede determinarse por mallas, la distribución por tamaños puede revelar algo de lo referente a las propiedades físicas del material, los suelos gruesos bien graduados, o sea con amplia gama de tamaños, tienen comportamiento ingenieril más favorable, en lo que atañe a algunas propiedades importantes, que los suelos de granulometría muy uniforme.

Más aún en los suelos gruesos, el comportamiento mecánico e hidráulico está principalmente definido por la compacidad de los granos y su orientación, las cuales son destruidos al momento de hacer la pruebo debido al modo de realizarse, de modo que todas esas propiedades decisivas se pierden.

En suelos finos en estado inalterado, las propiedades mecánicas e hidráulicas dependen en tal grado de su estructuración e historia geológica, que el conocimiento de su granulometría, resultado totalmente inútil.

Sistemas de clasificación de suelos basados en criterios de granulometría

Los límites de tamaño de las partículas que constituyen un suelo ofrecen un criterio obvio para una clasificación descriptiva del mismo. Originalmente, el suelo se dividía únicamente en tres o cuatro fracciones debido a lo engorroso de los procedimientos disponibles de separación por tamaños.. Posteriormente gracias al cribado, fue posible efectuar el trazo de curvas granulométricas, contando con agrupaciones de las partículas del suelo en mayor número de tamaños diferentes. Actualmente se pueden ampliar notablemente las curvas en los tamaños finos, gracias a la aplicación de técnicas de análisis de suspensiones.

Algunas clasificaciones granulométricas de los suelos según sus tamaños, son los siguientes:

a) Clasificación Internacional: Basada en otra desarrollada en Suecia.

Debajo de 0.00002 mm las partículas constituyen disoluciones verdaderas y ya no se deposita.

Puede notarse que las calcificaciones anteriores y otras existentes se contradicen en ocasiones, y a un intervalo que se nombra de una manera en una clasificación, le corresponde otra palabra en otro sistema. Lo que provoca mayor confusión es el uso de las palabras limo y arcilla para designar fracciones de suelo definidas exclusivamente por tamaño. Estos términos se han usada en ingeniería como nombres para designar tipos de suelo con propiedades físicas definidas; la razón por la que estos nombres se introdujeron para ciertas fracciones de tamaños fue la idea errónea de que tales tamaños eran las causas de aquellas características típicas, sin embargo, las características de una arcilla típica se deben en forma muy preponderante a las propiedades de su fracción más fina. Por esto mismo en lo sucesivo, los términos limo y arcilla se emplearan únicamente para designar tipos de suelo, recurriendo a la mención específica de un tamaño de partículas cuando se requiera designar cierta fracción granulométrica.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te agradezco tu comentario, te responderé cuando me sea posible.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Buy Coupons